Salmorejo, imprescindible.

Imprescindible, símplemente. En nuestra carta no podía faltar un plato tan antiguo en su elaboración, como tradicional en esta nuestra ya segunda tierra.

Al principio blanco y después rojo por la incorporación del tomate, su mejor momento, sin duda, llega con la aparición de la batidora, que lo eleva de simple alimento a plato con todas sus letras.

El salmorejo es un arte cuidado y venerado por los cordobeses, sabedores de esto, en Con Acento, le ponemos el mayor cariño y cuidado.

Tenemos lo mejor de ambos mundos, de Uruguay la parrilla y de Córdoba el salmorejo, porque de las grandes mezclas salen los mejores cócteles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *