Hace unos años, no demasiados, era imposible encontrar en muchos restaurantes, una hamburguesa que realmente fuera digna de incluír en una carta seria. Sencillamente era una especialidad denostada que otras cadenas ya se encargaban de explotar y nadie se molestaba en reinventar.  Pero la tendencia cambió, comenzaos a investigar, a añadir diferentes salsas e ingredientes, a experimentar con panes diferentes, a utilizar complementos que, no sólo enriquecían la clásica burguer, sino que hacían que se convirtiera en toda una estrella. Es entonces cuando se empiezan a incluir en la carta, o fuera de ella, tanto hamburguesas completas como mini-hamburguesas. Eso sí, no cualquier hamburguesa. Una Hamburguesa moderna, de autor, sofisticada.

Hay que acompañarla como se debe.

Tanto mientras esperamos a que nos la sirvan, como al degustarla, la mejor compañera de una hamburguesa es una cerveza. De grifo, sabe mucho mejor si está bien tirada y, por supuesto, lo más fría posible. Aunque la costumbre nos lleva a tomarla con refresco de cola, los sabores se acentúan si la conbinamos con una buena cerveza. Será cuestión de probar, no?

El sabor completo se consigue a la parrilla.

Es cierto que no todos los establecimientos tienen la oportunidad de tener una parrilla, con brasa siempre preparada, para hacerla de manera genuína. Pero es como se consigue el sabor auténtico y, todo hay que decirlo, mucho más sano. No cabe duda que los sabores se diferencian de una hambuguesa (o cualquier otro tipo de carne) hecha a la parrila o en la plancha, el gusto característico ahumado es un elemento que mejora el producto y lo enriquece.

El pan no es un mero remate.

En toda esta fiebre por la hamburguesa perfecta no se ha escapado ni un detalle. Incluso lo que puede parecer menos importante: el pan. La mayor importancia siempre se le ha dado a la carne: el peso exacto, la procedencia, la utilización de diferentes carnes del mundo… pero un pan mediocre puede arruinar la experiencia.

Así tenemos hamburguesas de todo tipo, cualquier precio y diferentes ingredientes. Ahora solo queda probarlas y valorar cual de todas ellas es nuestra favorita…

Compartir este artículo

Acerca de conacento

También le puede interesar

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *